¿Como evitar la infección urinaria durante la menopausia?


Las infecciones del tracto urinario, son unas de las infecciones bacterianas más comunes en las mujeres. Este tracto femenino, es más susceptible a las infecciones durante la menopausia, debido a una reducción en apoyo hormonal del cuerpo.

Este sistema está destinado a eliminar los desechos líquidos del organismo y es más vulnerable a la multiplicación de las bacterias que pueden conducir a una infección desagradable.

Aunque no suelen ser graves, pueden ser muy dolorosas y muy a menudo los síntomas desaparecen rápidamente después del tratamiento con antibióticos.

La mayoría de las mujeres experimentan este tipo de infección al menos una vez en su vida, a menudo causada por las relaciones sexuales.

La menopausia y las infecciones urinarias, sus causas



Los factores que conducen a un mayor riesgo de infección en las mujeres son el embarazo, la diabetes y la menopausia.

Las bacterias alrededor del recto o de la vagina, pueden entrar en el tracto urinario y causar irritación.

La anatomía femenina es propensa a este tipo de problema, ya que su aparato es un sistema estéril y el acto mismo de, por ejemplo, las relaciones sexuales, puede mover las bacterias en la uretra.

Una vejiga débil, también puede ser la causa de infecciones urinarias. La vejiga se estira para retener la orina y se relaja cuando se vacía de orina. Cuando, a veces, se espera demasiado tiempo para vaciar la vejiga, puede llegar a ser exagerado, y el músculo de la vejiga se debilita.

En este estado, no vaciar completamente la vejiga y retener algo de orina, aumenta el riesgo de infección.

Cuando usted tiene una infección, hay una necesidad urgente y a menudo incontrolable, de orinar. El acto de la micción es seguido por un dolor agudo y sensación de ardor en la uretra. Algunas veces, incluso cuando la urgencia es grande, se libera muy poca orina.

Esta necesidad frecuente de orinar es uno de los síntomas de este tipo de infección. Es aconsejable disponer de un diagnóstico adecuado realizado por su médico de atención primaria, ya que durante la menopausia, síntomas similares pueden causar infecciones vaginales o de vulva.

Formas de prevenir las infecciones urinarias durante la menopausia:


El tratamiento típico es un tratamiento con antibióticos que se deben tomar según lo prescrito por un médico y continuar hasta que el tratamiento es completado.

Hay ciertas maneras que puede prevenir que las infecciones urinarias durante la menopausia, se produzcan:



* En primer lugar y lo mas importante, es practicar una buena higiene personal.

infeccion urinaria durante la menopausia* En caso de defecación y la micción, lave el área alrededor del recto y la vagina a fondo y asegúrese de que esté bien seca.
Siempre limpie de adelante hacia atrás.

* Lavar antes y después de las relaciones sexuales, es un buen medio de prevención.

Algunos médicos recomiendan orinar antes y después de una relación intima para eliminar las bacterias.

* Beba mucha agua para asegurar el lavado de las bacterias en el tracto urinario.
No acumule orina en la vejiga y vaciarla lo antes posible para reducir el riesgo de infecciones.

Se recomiendan:  Bragas algodón, o las bragas con una entrepierna de algodón, el algodón permite que la humedad se evapore. Ambientes húmedos son un caldo de cultivo para las bacterias.

* Las mujeres sexualmente activas, pueden cambiar las posiciones, para que causen menos fricción en la uretra.

Para las mujeres que tienden a tener infecciones urinarias frecuentes, algunos profesionales recomiendan tomar antibióticos después de las relaciones intimas.



Infección urinaria, síntomas y tratamientos


¿Qué debo hacer si creo que tengo los síntomas de una infección urinaria?


Si tiene dolor en el área de la vejiga, dolor al orinar, necesidad de orinar con frecuencia o la orina con color oscuro o de olor fuerte, y especialmente si tiene una fiebre de 38 º C o más, debe comunicarse con su médico de cabecera para que le aconseje.

Estos síntomas no son específicos y pueden ser causados ​​por muchas otras condiciones tales como infecciones de transmisión sexual, la candidiasis vaginal ( en las mujeres ), productos químicos irritantes ( jabones y desodorantes ), piedras (en el riñón, el uréter o la vejiga ), la cistitis intersticial, cáncer de vejiga o inflamación en la glándula de la próstata ( prostatitis ).


Es, por lo tanto, muy importante que consulte a su médico de cabecera para ordenar las investigaciones pertinentes para establecer la causa exacta de los síntomas.

El no tratar una infección de la vejiga rápidamente, puede causar que la infección se propague a los riñones y, en casos graves, puede causar envenenamiento de la sangre (septicemia).

La mayoría de las infecciones urinarias son causadas por bacterias tales como la E. coli que provienen del intestino.En las mujeres, la uretra ( tubo de agua ) está muy cerca del ano, por lo que es fácil que las bacterias lleguen a la vejiga y que causen una infección

La mayoría de las mujeres tienen los síntomas y al menos un ataque de una infección urinaria durante su vida y el 20% de las mujeres sufren ataques repetidos, lo que es más probable en mujeres que están embarazadas, sexualmente activas o pos menopáusicas


La cistitis en los hombres y los niños es más grave, ya que suele ser causada por problemas subyacentes, como un agrandamiento de la próstata, prostatitis o anomalías hereditarias.

Las infecciones urinarias leves suelen desaparecer a los pocos días y no siempre requieren tratamiento con antibióticos.

Las infecciones no tratadas, más graves, pueden afectar también los riñones e incluso pueden propagarse a la sangreInfecciones urinarias recurrentes en las mujeres a menudo se pueden manejar por "auto-ayuda"con medidas simples.

¿Qué debo esperar cuando visito a mi médico de cabecera por tener los sintomas de una infección urinaria?

Su médico de cabecera debe trabajar a través de un sistema de evaluación por sospecha de una infección.

Esto incluirá normalmente uno o todos de los siguientes:

-Pedirá un historial completo

Su médico de cabecera le hará una historia urológica completa con especial atención a las infecciones urinarias previas, los períodos de deshidratación, su actividad sexual, cualquier ingesta de alimentos ácidos o picantes y los problemas médicos previos pertinentes.

- Un examen físico

Un examen físico general, incluyendo el tacto rectal ( en los hombres ) y un examen vaginal ( en las mujeres ), normalmente se debe llevar a cabo. Su presión arterial será medida como parte de esta evaluación.

-Algunas pruebas adicionales,
Las pruebas habituales realizadas son:

.Análisis de sangre general.Las pruebas reales realizadas estaran libradas a la opinion de su médico de cabecera, pero es habitual para medir la función renal y comprobar las células de sangre para la anemia u otros problemas.

-Los análisis de orina

Una prueba sencilla de la orina, puede confirmar que una infección es probable, pero la orina también se envía al laboratorio para su cultivo para confirmar cualquier tipo de infección y para saber lo que se necesita para ser utilizado en el tratamiento.

-Otros exámenes específicos

Si tiene cualquier descarga ( por el pene o la vagina ), hisopos pueden ser destinados para obtener las muestras.

Su médico de cabecera también puede ordenar una ecografía de los riñones y de la vejiga, lo que no es necesario para una primera infección en una mujer, pero generalmente se realiza para:

-Las infecciones urinarias recurrentes en las mujeres ( más de 3 ataques por año )
-Todas las infecciones en hombres o niños
-Infecciones que se han extendido a los riñones
-Las mujeres embarazadas
-Personas diabéticas

-Pacientes con problemas neurológicos conocidos
-Pacientes con anomalías conocidas de las vías urinarias, las peronas que toman medicamentos que suprimen el sistema inmune

Si usted pertenece a alguno de estos grupos, su médico de cabecera debera realizar una mayor investigación, lo que puede implicar el examen de la vejiga , así como las investigaciones mencionadas anteriormente.

¿Qué tratamientos existen para las infecciones urinarias?


Medidas generales:

Las infecciones urinarias leves a veces pueden curarse con mucha bebida ( 6 a 8 vasos ) de agua al día y el alivio de las molestias con analgésicos simples ( aspirina, paracetamol ).

Es, sin embargo, lo mejor ver a su médico de cabecera, incluso si ésta es su primera infección urinaria.

Si sus síntomas se deben claramente a la relación sexual ( la llamada "cistitis de luna de miel" ), debe abstenerse de tener relaciones sexuales hasta que la infección haya desaparecido por completo.
Si sus síntomas empeoran a pesar de estas medidas, debe comunicarse con su médico inmediatamente.

Los antibióticos:

 Las infecciones más graves suelen requerir tratamiento con antibióticos. Su médico de cabecera normalmente recetará un antibiótico en una política de "mejor estimación", teniendo en cuenta las alergias que pueda tener.

El fármaco dado inicialmente puede necesitar ser cambiado, dependiendo de los resultados de cultivo de laboratorio y de la sensibilidad de las bacterias a los antibióticos ya prescritos.

Incluso si no hay bacterias que se cultivan a partir de la muestra de orina, hay buena evidencia de que los antibióticos pueden ser útiles en la curación de los síntomas.

Normalmente se le pedirá que proporcione una muestra de orina de más de 7 a 14 días después de haber completado su tratamiento de antibióticos. Esto es importante para asegurarse de que no hay infección restante y que la presencia de células anormales blancas o glóbulos rojos en la orina han sido eliminados.

Si no es así, será necesario realizar más investigaciones para descartar problemas como cálculos, cáncer de vejiga o tuberculosis.

infeccion urinaria sintomas¿Cómo puedo prevenir nuevos ataques de la infección urinaria?

Si sufre de ataques repetidos de infección urinaria, especialmente en mujeres, su médico de cabecera o el ginecólogo puede recomendar que tome dosis bajas de antibióticos durante 3 a 6 meses.

Como alternativa a los antibióticos a largo plazo, puede que le resulte útil tomar jugo de arándano, los preparados de arándano se han demostrado científicamente buenos, para reducir las infecciones recurrentes.

Algunos pacientes encuentran los comprimidos más aceptables que el jugo de arándano.